300: El Origen de un Imperio

300

Introducción: Frank Miller ha sido siempre para mi uno de los mas grandes dibujantes de cómic estadounidenses. Su forma de narrar drama y su estilo dibujando usando excelentes técnicas en el entintado y en el color de las escenas le hacen a mi juicio ser incluso mas grande que el famoso creador de Watchmen, Alan Moore. A pesar de que el señor Miller ha trabajado en varias de las editoriales americanas mas famosas donde dejó una importante huella gracias a sus trabajos (en DC con su BATMAN: Año Uno y en MARVEL con su Daredevil: Born Again) se le conoce  gracias a sus dos títulos independientes dentro del mundo de los comics con temática para adultos: Sin City y 300, las cuales han tenido su propia adaptación a películas.

Por lo general siempre he dicho que cuando una película está basada en un libro, un videojuego o en este caso un cómic, el 99% de las veces la fuente de donde se saca la información para realizar la película es mil veces mejor. ¿Y por qué? Porque por lo general este tipo de películas son hechas por encargo mas que por el deseo de contar una historia, poniendo para dicho trabajo a directores mediocres y a actores aun mas mediocres que no saben plasmar en la gran pantalla la atmósfera que transmite el trabajo original de donde está basada la película. Sin embargo lo cortés no quita lo valiente. Las adaptaciones de los comics creados por Frank Miller, Sin City y 300, lograron prácticamente lograr una fantástica adaptación llevando las viñetas a la pantalla grande. Con Sin City gracias al trabajo del director Robert Rodriguez (quien fue ayudado por su gran amigo Quentin Tarantino y por el propio Miller) y en 300 por el fantástico director Zack Snider y por los mismos productores que trabajaron en Sin City. Gracias al empeño de plasmar las historias y añadir en ellos el estilo artístico e inconfundible de Frank Miller, ambas películas consiguieron no solo un gran éxito en taquilla sino que además todos los fans del trabajo de Miller (yo entre ellos) quedaron completamente satisfechos.

Como no podía ser de otra forma, gracias a tal inesperado éxito en taquilla, el mundo de cine no se lo pensó dos veces y decidieron volver a la carga adaptando las continuaciones de ambos comics ya mencionados de Frank Miller. Uno de ellos, Sin City: La mujer por la que mataría se estrenará en cines el próximo 22 de agosto mientras que el otro, 300: El Origen de un Imperio, se estrenó esta semana. Como buen fan de los comics y puesto que me encantaron las adaptaciones de ambos comics del señor Miller no podía dejar escapar esta oportunidad. De modo que decidí pasarme por los cines Capitol de la Gran Vía de Madrid y asistir a la primera sesión de la tarde que es cuando menos gente hay y poder ver la película lo mas agusto posible.

Argumento y estructura de la película: Las guerras médicas (500 – 479 a.c.) enfrentó a Grecia contra el poderoso imperio de Persia. El general griego de Atenas Temistocles lucha por conseguir la unidad de las polis griegas para que juntos logren detener la amenaza que se les aproxima. Mientras el rey de Esparta, Leónidas, y sus 300 espartanos libran una lucha a muerte en el paso de las termópilas contra los invasores, Temistocles dirige las tropas atenienses en alta mar para hacer frente al ejército liderado por Xerxes el “rey dios” y Artemisia, para impedir la invasión del país. Pero tanto Xerxes como Artemisia no solo desean ver arder toda Grecia por motivo de conquista, sino también por venganza. Una sangrienta venganza que el propio Temistocles provocó hace años en la batalla de Maratón.

300-El-origen-de-un-imperio-eva-green-frank-miller

Si bien no le falta razón al dicho “Segundas partes nunca fueron buenas”, 300: El Origen de un Imperio, a pesar de carecer de la mayoría de los factores de la primera entrega que hicieron convertirla en un éxito de taquilla (atmósfera épica, personajes sólidos y una buena trama), si puede decirse que al menos respetaron el trabajo de Frank Miller. Los efectos especiales son alucinantes, para babear y no precisamente por los pechos de Eva Green, sino porque logran meterte visualmente dentro de las mismas viñetas creadas por el propio Miller. Es como leer la historia que dibuja pero sin bocadillos. Un ejemplo claro es la escena que se produce casi al inicio de la cinta cuando los atenienses se enfrentan contra los persas. Ver como consiguen adaptar el tipo de colores y sombra que el genio usa en papel, ver las brillantes capas de color azul y la sangre roja que resaltan sobre un fondo gris casi desprovisto de color es todo un regalo para la vista. Les funcionó ese concepto de color y contraste en Sin City y aquí una vez mas vuelve a funcionar.

La forma en que se va desarrollando la trama de la obra lamentablemente hay que decir que le pasa todo lo contrario a 300. Las escenas de lucha siguen siendo alucinantes, incluso mas sangrientas y espectaculares que en la primera entrega, pero en lo que respecta a como van sucediendo las escenas te das cuenta que poco a poco se va desinflando como un globo. Cada vez pierde mas fuerza y algunas escenas de combate se vuelven incluso aburridas. No es que sean malas, como ya dije antes son espectaculares, pero las ponen casi seguidas una detrás de la otra y eso antes o después no queda bien. Aun así hay que darle un buen punto a favor por contar en esta película el por qué Xerxes ansía destruir Grecia y como se convierte en el “rey dios”. Lo bueno y a la vez malo de 300 es que cuando Frank Miller desarrolló este cómic mezcló Historia con Fantasía, dos conceptos totalmente incompatibles como el agua y el aceite, razón de mas para que los historiadores critiquen de forma cruel tanto el cómic como la película. En cambio los hay que aunque ven que algo está basado en algún acontecimiento que se produjo en verdad pero para hacerlo mas interesante modifican parte de esta no lo ven para nada malo sino todo lo contrario, lo ven como si las metáforas cobrasen vida dándole mas fuerza a la historia que se habla.

Con respecto a los personajes principales debo quitarme el sombrero ante el maravilloso trabajo de Eva Green como la despiadada Artemisia. Toda una “femme fatale” y una de las mejores villanas que jamás he visto en una película. Su forma de pensar, actuar y la historia con la que te cuentan su espantoso pasado la hacen sin duda para mi la verdadera protagonista de la película, quien realmente lleva la trama en todo momento. Eso solo lo he visto una vez y fue con el Joker en El Caballero Oscuro de Christopher Nolan.

Con respecto al personaje de Temistocles interpretado por Sullivan Stapleton (¿quien coño es este pavo?) no se puede decir lo mismo. Está muy poco trabajado y no te inspira absolutamente nada. Es sin duda el peor personaje de la película. No se si trataron de hacer un nuevo Leónidas pero el resultado fue, llamándolo en plata, una mierda. Al menos el personaje de Leónidas te caía bien desde el inicio, tenía su encanto, chispa, ¡hasta deseabas tener un rey como el! Sin embargo el personaje de Temistocles está muy poco trabajado. Lo único que te inspira es darle un par de hostias para ver si espabila. Menos mal que Artemisia consigue darle un poco de personalidad en las escenas donde aparecen juntos, en especial la escena de sexo (¡y encima con suerte el hijo de… !) donde intentan quien logra dominar a quien.

En resumen, 300: El Origen de un Imperio, si bien no es tan buena como su antecesora, logra adaptar muy bien la continuación del cómic de Frank Miller y entretenernos un buen rato, aunque la trama podría haberse trabajado solo un poco mas.

CALIFICACIÓN FINAL

Guión: 7

Banda sonora: 9

Interpretación: 7

Vestuario: 9

Fotografía: 8,5

TOTAL: 8

Trailer de la película:

Pretty Soldier Sailor Moon (SEGA Mega Drive)

Z0084143

Últimamente en España suele verse una gran cantidad de títulos de videojuegos basados en famosos animes. Tal es el caso de Saint Seiya, Naruto, ONE PIECE o Dragon Ball Z, cuyos juegos puedes encontrarlos a puñados en cualquier tienda de videojuegos. Lo que muchos no saben es que tal fenómeno ha comenzado casi recientemente puesto que en la década de los 90 o pero aun, a finales de los 80, época cuando se comenzó a incursionar los juegos de 16 bits, ver en nuestro país un título videojugabilístico era misión imposible. La razón es simple. La animación japonesa, al igual que el manga, pasaban completamente desapercibidos, apenas la gente sabía que existían. No fue hasta el boom que se generó con la llegada de Bola de Dragón (Bola de Drac en Catalunya), Los caballeros del Zodiaco y mas adelante Ranma 1/2 y Sailor Moon cuando el manganime comenzó poco a poco a ponerse de moda, apareciendo los primeros fanáticos de este mundillo: los otakus.

No obstante, a pesar de que Saint Seiya, Dragon Ball (mas tarde Dragon Ball Z) y Sailor Moon eran los tres animes mas conocidos en aquellos tiempos (la primera “trifuerza” del anime en nuestro país), los únicos juegos que nos llegaron al mercado eran siempre de Dragon Ball Z mientras que en Japón nuestros amigos nipones se pasaban todo el día deleitándose con juegos de sus animes favoritos. Entre esos títulos hoy quiero hablar de uno del cual estoy seguro que si hubiese llegado a tierras españolas se habría convertido en un superventas para la consola de SEGA del momento, la Mega Drive. Pretty Soldier Sailor Moon.

Pretty-Soldier-Sailor-Moon-Gameplay-Screenshot-2

Sailor Venus fue junto con Bulma de los primeros amores platónicos de los otakus (incluído yo).

Es una lástima que este gran título para Mega Drive nunca fuese exportado a tierras occidentales ya no solo porque por aquel entonces este anime estaba teniendo una gran audiencia, sino porque es alucinante ver como un juego de semejante magnitud puede correr en una consola de 16 bits, lo que demuestra que en Japón son capaces de desarrollar bellísimas obras de arte ya sea para cualquier consola.

Pretty Soldier Sailor Moon es un juego del famoso género Beat ’em up (tambien conocido como “yo contra todo el barrio”) donde nuestras valerosas Sailor Senshis deben ir repartiendo tralla a diestro y siniestro contra todo monstruo que aparezca por el camino. El título está basado en la primera temporada del anime por lo que podremos elegir entre una de las 5 Sailors clásicas de la serie: Sailor Moon, Sailor Venus, Sailor Mercurio, Sailor Marte y Sailor Júpiter.

SM_016

Pantalla de selección de personaje. ¿A que es tentador poder elegir a tu Sailor favorita?

Como ya dije antes este Pretty Soldier Sailor Moon es un Beat ’em up por lo que una vez que elijas a tu Sailor Senshi favorita deberás recorrer un total de 6 largos niveles (la mayoría calles y lugares famosos del anime) mientras vas cosiendo a base de golpes a todos los monstruos que encuentres por el camino. Para acabar con los enemigos cada Sailor cuenta con sus propias habilidades y combinación de botones para derrotar a todos sus enemigos. También podemos utilizar un golpe mucho mas poderoso conocido como movimiento especial con el que podremos la mayoría de las veces acabar con los monstruos de un solo golpe. Lo malo es que este movimiento especial nos quita una gran parte de nuestra barra de vida por lo que no es aconsejable usarlo si nuestro nivel de vida se encuentra muy bajo o podríamos caer debilitados. Para restaurar la vida que podamos ir perdiendo encontraremos varios items por el suelo (o cuando rompamos algún obstáculo) que nos permitirá rellenar nuestra barra de salud y estar de nuevo listos para la batalla. También podremos encontrar otros objetos que nos podrán servir de armas y así causar mas daño a los enemigos.

Al final de cada nivel nos deberemos enfrentar contra un jefe mucho mas poderoso que el resto de los enemigos, pero por fortuna tendremos al misterioso Tuxedo Mask como aliado en este combate. Una vez el jefe de nivel caiga Tuxedo Mask valorará nuestro progreso y dependiendo de como nos haya ido nos podnrá una nota mas alta o mas baja (A la mas alta, E la mas baja).

Bishojo-Senshi-Sailor-Moon-001

¿Quien no recuerda a Tuxedo Mask, el sex symbol de nuestra alocada Bunny Tsukino?

Una vez lleguemos al sexto nivel deberemos enfrentarnos contra la temible Reina Beryl, la enemiga principal de la primera temporada. No obstante si logramos llegar hasta el sexto nivel en el modo Difícil y tenemos éxito derrotando a la reina Beryl se nos presentará otro jefe final adicional con el que también deberemos luchar: La Reina Metalia.

El apartado gráfico del juego es sin duda impresionante. Puede que durante el juego no nos parezca nada del otro mundo pero las cinemáticas que se nos presentan durante la pantalla de título, cuando elegimos a nuestra Sailor y antes de empezar un nivel nuevo le da un aspecto maravilloso. Muy pocos juegos podían alardear por aquel entonces de poseer cinemáticas tan chulas y este Pretty Soldier Sailor Moon era uno de ellos.

SM_017

¡Si! ¡En el juego también salen las famosas (y sensuales) transformaciones!

La jugabilidad es un punto clave para cualquier Beat ’em up y en Pretty Soldier Sailor Moon lograron hacer un gran trabajo. Puede que los movimientos durante los combates o cuando se camina no sean tan fluidos comparados con otros títulos como Street of Rage, pero aun así se deja jugar sin problemas. Quizá el único fallo que podamos sacar en este punto es que algunos combos a la hora de realizar para causar mas daño a los monstruos precisan una determinada sucesión de apretar botones para que el combo sea efectivo y eso la verdad en un Beat ’em up no funciona muy bien. Esto no es Tekken. Aquí la idea es enfrentarte tu solo contra una oleada de enemigos por lo que lo esencial es machacar un determinado botón múltiples veces y que el combo salga por si solo.

Aunque la estética sea algo infantil y esté basada en un anime ambientado a las chicas (¡me da igual, yo vi Sailor Moon en su día me encanta! ¿algún problema?) el juego precisa de una dificultad un poco mas alta que cualquier otro Beat ’em up, sobre todo a medida que avanzas por los niveles ya que cuando digo que te enfrentas contra ordas enteras de monstruos es porque realmente te enfrentas contra ordas enteras de monstruos. Menos mal que este título lleva el modo multijugador por lo que te será mas fácil superarlo si lo juegas con algún amig@.

En resumen, Pretty Soldier Sailor Moon es un maravilloso título para la SEGA Mega Drive que habría hecho las delicias de mas de uno si no se hubiese quedado solo en Japón ya que es de los mejores títulos basados en un anime de por aquel entonces.

Sailor_Moon_SNES

“¡Jajaja, bonitas bragas Sailor Mart… ¡¡auch!!”

LO MEJOR:

-El espíritu de la serie original está presente durante toda la partida. L@s fans de Sailor Moon estarán encantad@s.

-Cinemáticas que nos hacen creer que estamos viendo un capítulo de la serie mas que jugar a un videojuego. ¡Alucinante incluso para hoy día!

-Si lo juegas con un amigo o una amiga la diversión se duplica. ¿Os atrevéis en el modo difícil?

LO PEOR:

-La dificultad es un poco alta incluso en el modo fácil. Puede que necesites gastar algún que otro continue durante la duración de la partida.

-Algunas combinaciones de botones para crear un combo de golpes críticos contra algún enemigo son difíciles de efectuar y sobre todo recordar.

PUNTUACIÓN FINAL

Gráficos: 9

Sonido: 8

Jugabilidad: 7

Presentación: 9

TOTAL: 8,25

Gameplay del juego:

¡Video extra!

Flicky (SEGA Mega Drive)

38347-Flicky_(USA,_Europe)-1

Todos aquellos que conozcan perfectamente la saga del erizo azul, Sonic the Hedgehog, sabrán que en sus inicios dentro de la SEGA Mega Drive Sonic debíamos rescatar unos animalitos encerrados en cápsulas y en robots diseñados por el malvado Doctor Eggman. Entre esos animalitos estaban unas aves con el plumaje azul que aparecían en la pantalla revoloteando cuando conseguías salvarlos. Lo que muy poca gente conoce es que esos pájaros están basados en un personaje que SEGA creó mucho antes de la llegada del erizo azul. Un personaje llamado Flicky que hizo su debut en el año 84 para los salones recreativos.

Tanta popularidad alcanzó este juego que mas adelante, en el año 1991, el juego fue exportado para la Mega Drive  y mas adelante se decidió añadir al personaje en forma de múltitud de aves para el título Sonic the Hedgehog donde nuestro erizo azul favorito comenzaría su épica andadura en el mundo videojugabilístico. Mas tarde en 1996 aparecerían unos flickies de distintos colores a los que tendríamos que salvar en el juego Sonic 3D: Flickies’ Island del cual ya hablé en su momento. Pero hoy quiero reseñar este clásico arcade que basó el concepto de salvar animalitos en los primeros títulos de Sonic. Con ustedes, Flicky.

Flicky_Arcade_Title

Pantalla de título mostrándonos al protagonista emplumado junto con otros personajes del juego.

Como ya he dicho este juego fue lanzado por primera vez en el 1984 para salones recreativos pero mas adelante se portó a la SEGA Mega Drive siendo una adaptación practicamente igual a la recreativa original. En el juego controlamos a un pajarito azulado llamado Flicky el cual debe localizar en cada nivel un cierto número de pollitos amarillos y conducirlos a la puerta de salida. Solo así podremos ir pasando de nivel. Pero la cosa no será para nada fácil ya que en todos los niveles nos encontramos con distintos enemigos por el camino que acabarán con nosotros de un solo toque, por lo que tenemos que evitarlos a toda costa. Entre estos enemigos están Tiger el gato (Nyannyan en la versión japonesa) e Iggy la iguana (Choro en la versión japonesa). Mientras que Tiger intentará acabar con nosotros saltando de plataforma en plataforma mientras nos persigue, Iggy tiene la facultad de escalar paredes pudiéndonos cortar el paso. Durante la partida podremos acabar con ellos momentáneamente lanzándoles diversos objetos que encontraremos por el camino (martillos, manzanas, etc) pero solo funcionará durante un tiempo ya que mas adelante los enemigos volverán a aparecer. Para conseguir que los pollitos nos sigan debemos tocarles y estos empezaran a ir a donde nosotros vayamos en fila india. Cuando consigamos reunir a todos los pollitos basta con ir a la puerta para completar el nivel. Cabe añadir que cuanto menos tiempo tardemos en rescatar a todos los pollitos mas puntos nos darán al finalizar el nivel.

151302-flicky-genesis-screenshot-go-get-em-s

¡Invasión de pollitos en el bonus stage!

El apartado técnico de este título es exactamente fiel al arcade original, lo que significa que es extremadamente simple. Gráficamente podría decirse que es un título que perfectamente podría haber salido para la SEGA Master System sin ni siquiera destacar en este aspecto en la consola de 8 bits. Si podemos criticar algo es que los sprites de los personajes son exageradamente pequeños en comparación al tamaño de los niveles, pero al menos se mueven de forma bastante fluida y los escenarios son extremadamente sencillos, sin apenas elementos en pantalla más que las puertas donde debemos llevar a los pollitos, los huecos de donde salen los enemigos y los objetos que podemos arrojarles. Los colores, aunque sean de tonalidades vivos, no presentan la misma cantidad de paletas que puede presentar otro título de Mega Drive, posiblemente debido a que se trate de una adaptación directa de la recreativa. Las melodías, en cambio, suenan bastante bien y son muy animadas, aunque hay muy pocas y en todas las fases es la misma, mientras que los efectos de sonido son simples pero eficaces.

Puede que con esta mención al apartado técnico pienses que Flicky es uno de los peores juegos lanzados para Mega Drive, pero ni de lejos, porque aquí lo que realmente cuenta es la jugabilidad, y este es un claro ejemplo de una jugabilidad altísima a costa de unos gráficos mediocres, sin olvidar de que soy de los que creen que lo mas importante para un buen juego es la jugabilidad y no el apartado técnico. Flicky es un juego que cuenta con una mecánica de lo más simple (o como a mi me gusta mas definirlo “posee la mecánica de un chupete”), teniendo solo que saltar de un lado para el otro buscando a los pollitos y esquivando a los enemigos. Como muchos juegos de este estilo, tiene un elevado número de niveles y una dificultad que poco a poco va aumentando, volviéndose al final bastante alta y dificultosa, pero lo más importante de todo es que es un título bastante divertido, adictivo y con el que puedes echar pequeños “torneos” con tus amigos y/o familiares para ver quien logra llegar mas lejos. Flicky cuenta con un total de 49 niveles donde tenemos que rescatar a los pollitos y dar esquinazo a los gatos y las iguanas.

flicky-300x213

¡¿Seis gatetes dentro de la misma habitación y yo solito?! ¡Acepto el reto!

En definitiva, puede que Flicky no sea recordado como el título con mejores gráficos de la historia pero si como uno de los mas divertidos. Si tienes una Mega Drive y encuentras este juego en alguna tienda de segunda mano o en páginas como Ebay yo que tu no me quedaría sin el porque tanto tu como tus amigos os lo vais a pasar teta.

LO MEJOR:

-Fiel adaptación de la recreativa clásica del año 84. ¡Y encima ya no necesitas echar monedas cada vez que quieras jugar!

-La jugabilidad es simple pero muy entretenida y a medida que pases de nivel el juego se hace mas y mas difícil. Vas a necesitas reflejos de tigre para poder llegar hasta el último nivel.

LO PEOR:

-Aunque se agradece que sea una adaptación fiel a la recreativa si iban a portearla a la Mega Drive podrían haber mejorado el aspecto gráfico o en su defecto llevarla a la Master System donde habría recibido mejor acojida.

-Los colores son demasiado brillantes por lo que recomiendo bajar un poco el brillo de tu televisor o podría hacerte daño a la vista.

PUNTUACIÓN FINAL

Gráficos: 6

Sonido: 7

Jugabilidad: 9

Presentación: 6

TOTAL: 7

Gameplay del juego:

My Little Pony: Friendship is Magic. Temporada 4 (14)

240px-My_Little_Pony_Friendship_is_Magic_logo.svg

Título del capítulo: Filli Vanilli (el nombre está basado en el del dúo de música pop Los Milli Vanilli pero cambiando Milli por Filli, que traducido significa Potrilla).

Argumento y estructura del capítulo: Las Mane Six descubren que su amiga Fluttershy posee un gran talento a la hora de cantar por lo que Rarity decide invitarla a que se una a su grupo de vocalistas llamado Los Ponytones (algo así como Los Moody Blues pero con ponies) donde también canta Big Mac, el hermano mayor de Applejack. Pero Fluttershy se niega de inmediato debido a que sufre miedo escénico. Finalmente debido a que Big Mac se queda afónico impidiendo que cante, a Rarity se le ocurre una gran idea. Usando las flores azules que crecen en el bosque Everfree Fluttershy volverá a tener voz grave y oculta detrás del escenario cantará como si fuese la voz de Big Mac. ¡El regreso de Flutterguy!

F5

Fluttershy, la quinta Ponytone.

Sabía que antes o después sacarían algún episodio con temática musical dentro de la serie puesto que se trata de una serie musical después de todo. Bueno, para empezar el argumento aunque no es malo tiene varios puntos que no cuadran bastante si tenemos en cuenta todos los sucesos acontecidos en las temporadas anteriores y que desgraciadamente eclipsan bastante el resto de la trama. Para empezar ¿como demonios es eso de que las amigas de Fluttershy descubren de pronto que la pegaso amarilla con crin rosa sabe cantar muy bien. ¿Acaso no os acordáis que cuando Twilight conoció a Fluttershy esta estaba ejem… CANTANDO? ¿Acaso ahora nuestras amigas ponies tienen memoria de sardina y no se acuerdan de sucesos pasados? Y respecto a lo de miedo escénico… Por un momento lo vi bastante razonable conociendo la actitud que tiene Fluttershy de tímida, miedosa y casi antisocial, pero de pronto a lo Phoenix Wright me vi obligado a señalar el episodio con el dedo índice y exclamar ¡Protesto! ¡Si realmente Fluttershy tuviese miedo escénico no habría participado ni en la obra de teatro cuando nos cuentan el origen de Equestria ni se habría montado esa pedazo de coreografía con sus amigas para los juegos olímpicos ¡¡ni habría participado en la carrera de relevos que aconteció en esta misma temporada!! ¡En serio, ¿que será lo próximo?! ¡¿Ver a Pinkie Pie diciendo “no se hornear cupcakes”?!

Con respecto al resto del capítulo no está mal como tratan aquí el tema del pánico escénico, muy asociado con la fobia social, que es vista como uno de los trastornos de la ansiedad. La gente que sufre pánico escénico tiende a ser por temor a lo que piensen sobre ti, a ser rechazado públicamente y a que se burlen por como actúes o hables. Y en este episodio logran mostrar muy bien ese tipo de fobia a través de Fluttershy. Cuando no la ve nadie ella actúa de la forma mas natural posible pero cuando siente varias miradas fijas en ella se paraliza, suda como un pollo y tiembla mas que un flan. Menos mal que sus amigas mas tarde logran enseñarla como dominar ese miedo, pero mejor dejo que lo descubráis vosotros mismos viendo este episodio.

Filli Vanilli no es un episodio malo pero debido a todos esos puntos irracionales anteriormente marcados pues tampoco es de los mejores. Dejémoslo en pasable.

CALIFICACIÓN FINAL

Guión: 5

Banda sonora: 6

Interpretación: 5

Animación: 7

Efectos visuales: 8

TOTAL: 6,2.

Próximo capítulo de My Little pony a reseñar: Twilight Time