300: El Origen de un Imperio

300

Introducción: Frank Miller ha sido siempre para mi uno de los mas grandes dibujantes de cómic estadounidenses. Su forma de narrar drama y su estilo dibujando usando excelentes técnicas en el entintado y en el color de las escenas le hacen a mi juicio ser incluso mas grande que el famoso creador de Watchmen, Alan Moore. A pesar de que el señor Miller ha trabajado en varias de las editoriales americanas mas famosas donde dejó una importante huella gracias a sus trabajos (en DC con su BATMAN: Año Uno y en MARVEL con su Daredevil: Born Again) se le conoce  gracias a sus dos títulos independientes dentro del mundo de los comics con temática para adultos: Sin City y 300, las cuales han tenido su propia adaptación a películas.

Por lo general siempre he dicho que cuando una película está basada en un libro, un videojuego o en este caso un cómic, el 99% de las veces la fuente de donde se saca la información para realizar la película es mil veces mejor. ¿Y por qué? Porque por lo general este tipo de películas son hechas por encargo mas que por el deseo de contar una historia, poniendo para dicho trabajo a directores mediocres y a actores aun mas mediocres que no saben plasmar en la gran pantalla la atmósfera que transmite el trabajo original de donde está basada la película. Sin embargo lo cortés no quita lo valiente. Las adaptaciones de los comics creados por Frank Miller, Sin City y 300, lograron prácticamente lograr una fantástica adaptación llevando las viñetas a la pantalla grande. Con Sin City gracias al trabajo del director Robert Rodriguez (quien fue ayudado por su gran amigo Quentin Tarantino y por el propio Miller) y en 300 por el fantástico director Zack Snider y por los mismos productores que trabajaron en Sin City. Gracias al empeño de plasmar las historias y añadir en ellos el estilo artístico e inconfundible de Frank Miller, ambas películas consiguieron no solo un gran éxito en taquilla sino que además todos los fans del trabajo de Miller (yo entre ellos) quedaron completamente satisfechos.

Como no podía ser de otra forma, gracias a tal inesperado éxito en taquilla, el mundo de cine no se lo pensó dos veces y decidieron volver a la carga adaptando las continuaciones de ambos comics ya mencionados de Frank Miller. Uno de ellos, Sin City: La mujer por la que mataría se estrenará en cines el próximo 22 de agosto mientras que el otro, 300: El Origen de un Imperio, se estrenó esta semana. Como buen fan de los comics y puesto que me encantaron las adaptaciones de ambos comics del señor Miller no podía dejar escapar esta oportunidad. De modo que decidí pasarme por los cines Capitol de la Gran Vía de Madrid y asistir a la primera sesión de la tarde que es cuando menos gente hay y poder ver la película lo mas agusto posible.

Argumento y estructura de la película: Las guerras médicas (500 – 479 a.c.) enfrentó a Grecia contra el poderoso imperio de Persia. El general griego de Atenas Temistocles lucha por conseguir la unidad de las polis griegas para que juntos logren detener la amenaza que se les aproxima. Mientras el rey de Esparta, Leónidas, y sus 300 espartanos libran una lucha a muerte en el paso de las termópilas contra los invasores, Temistocles dirige las tropas atenienses en alta mar para hacer frente al ejército liderado por Xerxes el “rey dios” y Artemisia, para impedir la invasión del país. Pero tanto Xerxes como Artemisia no solo desean ver arder toda Grecia por motivo de conquista, sino también por venganza. Una sangrienta venganza que el propio Temistocles provocó hace años en la batalla de Maratón.

300-El-origen-de-un-imperio-eva-green-frank-miller

Si bien no le falta razón al dicho “Segundas partes nunca fueron buenas”, 300: El Origen de un Imperio, a pesar de carecer de la mayoría de los factores de la primera entrega que hicieron convertirla en un éxito de taquilla (atmósfera épica, personajes sólidos y una buena trama), si puede decirse que al menos respetaron el trabajo de Frank Miller. Los efectos especiales son alucinantes, para babear y no precisamente por los pechos de Eva Green, sino porque logran meterte visualmente dentro de las mismas viñetas creadas por el propio Miller. Es como leer la historia que dibuja pero sin bocadillos. Un ejemplo claro es la escena que se produce casi al inicio de la cinta cuando los atenienses se enfrentan contra los persas. Ver como consiguen adaptar el tipo de colores y sombra que el genio usa en papel, ver las brillantes capas de color azul y la sangre roja que resaltan sobre un fondo gris casi desprovisto de color es todo un regalo para la vista. Les funcionó ese concepto de color y contraste en Sin City y aquí una vez mas vuelve a funcionar.

La forma en que se va desarrollando la trama de la obra lamentablemente hay que decir que le pasa todo lo contrario a 300. Las escenas de lucha siguen siendo alucinantes, incluso mas sangrientas y espectaculares que en la primera entrega, pero en lo que respecta a como van sucediendo las escenas te das cuenta que poco a poco se va desinflando como un globo. Cada vez pierde mas fuerza y algunas escenas de combate se vuelven incluso aburridas. No es que sean malas, como ya dije antes son espectaculares, pero las ponen casi seguidas una detrás de la otra y eso antes o después no queda bien. Aun así hay que darle un buen punto a favor por contar en esta película el por qué Xerxes ansía destruir Grecia y como se convierte en el “rey dios”. Lo bueno y a la vez malo de 300 es que cuando Frank Miller desarrolló este cómic mezcló Historia con Fantasía, dos conceptos totalmente incompatibles como el agua y el aceite, razón de mas para que los historiadores critiquen de forma cruel tanto el cómic como la película. En cambio los hay que aunque ven que algo está basado en algún acontecimiento que se produjo en verdad pero para hacerlo mas interesante modifican parte de esta no lo ven para nada malo sino todo lo contrario, lo ven como si las metáforas cobrasen vida dándole mas fuerza a la historia que se habla.

Con respecto a los personajes principales debo quitarme el sombrero ante el maravilloso trabajo de Eva Green como la despiadada Artemisia. Toda una “femme fatale” y una de las mejores villanas que jamás he visto en una película. Su forma de pensar, actuar y la historia con la que te cuentan su espantoso pasado la hacen sin duda para mi la verdadera protagonista de la película, quien realmente lleva la trama en todo momento. Eso solo lo he visto una vez y fue con el Joker en El Caballero Oscuro de Christopher Nolan.

Con respecto al personaje de Temistocles interpretado por Sullivan Stapleton (¿quien coño es este pavo?) no se puede decir lo mismo. Está muy poco trabajado y no te inspira absolutamente nada. Es sin duda el peor personaje de la película. No se si trataron de hacer un nuevo Leónidas pero el resultado fue, llamándolo en plata, una mierda. Al menos el personaje de Leónidas te caía bien desde el inicio, tenía su encanto, chispa, ¡hasta deseabas tener un rey como el! Sin embargo el personaje de Temistocles está muy poco trabajado. Lo único que te inspira es darle un par de hostias para ver si espabila. Menos mal que Artemisia consigue darle un poco de personalidad en las escenas donde aparecen juntos, en especial la escena de sexo (¡y encima con suerte el hijo de… !) donde intentan quien logra dominar a quien.

En resumen, 300: El Origen de un Imperio, si bien no es tan buena como su antecesora, logra adaptar muy bien la continuación del cómic de Frank Miller y entretenernos un buen rato, aunque la trama podría haberse trabajado solo un poco mas.

CALIFICACIÓN FINAL

Guión: 7

Banda sonora: 9

Interpretación: 7

Vestuario: 9

Fotografía: 8,5

TOTAL: 8

Trailer de la película:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s